Carlos Del Riego Gordón

hace 5 meses · 4 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

125 AÑOS DE AQUELLOS PRINTORESCOS PRIMEROS JUEGOS OLÍMPICOS DE LA ERA MODERNA

125 AÑOS DE AQUELLOS PRINTORESCOS PRIMEROS JUEGOS OLÍMPICOS DE LA ERA MODERNASalida de los 100 m lisos, en la que cada uno toma la postura que se le ocurre. El ganador fue el de en medio, Thomas Burke

d23cdd15.jpgBob Garret posa imitando al Discóbolo de Mirón

En abril de 1896, hace justo un siglo y cuarto, se materializaba la recuperación de los Juegos Olímpicos tras los esfuerzos del Barón de Coubertin. Como todos los comienzos, poner en marcha aquella enorme empresa exigió la superación de infinitos obstáculos, pero finalmente los JJ OO de la Era Moderna se celebraron en Atenas; lógicamente, se produjeron infinidad de hechos, anécdotas y sucesos de todo tipo, desde el más chusco al más loable

La gestación de la ‘reinvención’ de los Juegos Olímpicos fue muy larga y tortuosa. Hasta que finalmente se fijó un lugar y una fecha, Atenas, abril de 1896. Luego, Coubertin y sus colaboradores tuvieron nuevamente que superar dificultades y problemas económicos, políticos, sociales, organizativos, económicos otra vez… Pero llegó el día y la idea olímpica volvió a la vida 1503 años después de que el emperador Teodosio prohibiera los juegos en el año 394. Y esta vez los juegos no sólo volvían para quedarse, sino para acoger a todos los pueblos del planeta. Como toda primera vez, se sucedieron muchísimos acontecimientos pintorescos que sirven para comprobar lo que ha cambiado todo en estos 125 años.

Los JJ OO de la antigüedad celebraron 243 ediciones, siendo la última la del año 393 después de Cristo. Al estadounidense James B.Conolly le correspondió el honor de ser el primer campeón olímpico (‘olimpionikos’) un milenio y medio después; ganó el triple salto (13,71 metros). Participaron trece países, a pesar de que hay quien dice que fueron 14; se suele incluir a Italia, pero la organización negó la inscripción en el Maratón de su único representante, Carlo Airoldi, acusado de profesionalismo; otras fuentes incluyen Egipto, ya que de Alejandría era el tenista Kasdaglis, pero entonces esa ciudad pertenecía a Grecia; incluso hay otras participaciones discutidas.

Merece la pena detenerse en el caso de Carlo Airoldi. Había tomado parte en una carrera de varios días entre Turín y Barcelona; al llegar, recibió unas monedas para que comprara qué comer. Por ese hecho fue acusado de profesionalismo y rechazada su inscripción en el Maratón. El italiano, que no tenía medios para costearse el transporte, se puso a caminar y recorrió a pie más de 1.300 kilómetros (y dos trayectos en barco) hasta llegar a Atenas. Al llegar se encontró con la negativa más rotunda. Carlo Airoldi fue injustamente apartado de la historia olímpica. ¿O no?

Detalle de lo más sorprendente es el hecho de que Grecia se regía por el calendario juliano, mientras el resto de occidente por el gregoriano. Así, la fecha de apertura de los juegos se fijó para el 25 de marzo juliano, que corresponde al 6 de abril gregoriano. Algunos equipos llegaron por poco; los estadounidenses, por ejemplo, llegaron el día de la inauguración pensando en que tenían un par de semanas para aclimatarse. Hoy sería difícil que esto.

Los deportistas no contaban con apoyo de sus países y debían costearse y organizarse todo ellos mismos. El doble campeón (de peso y disco) estadounidense Bob Garret, de quien se dijo erróneamente que participó en los juegos porque ya estaba allí, en Grecia, por cuestiones de trabajo, viajó a Atenas con el único fin de participar en los juegos, y además se hizo cargo de los gastos de tres compañeros de universidad (los tres también ganaron medallas).Garret era lanzador de peso, y cuando se decidió a acudir a los juegos tomó su primer contacto con el disco, pero como no tenía ni idea de lo que debía pesar se hizo uno de nueve kilos y trató de imitar la famosa estatua El Discóbolo, de Mirón; al llegar y sopesar el disco se sorprendió al ver que sólo pesaba dos kilos.

La mentalidad de final del siglo XIX no concebía la participación femenina en el deporte, por lo que ni siguiera se pensó en incluir pruebas para mujeres en aquellos juegos. Sin embargo, ya en aquel momento hubo quien protestó y se movilizó contra tal prohibición. Una ateniense que vivía de la caridad, Stamati Revithi, exigió tomar la salida en la carrera de Maratón, pero no se lo permitieron. Al día siguiente, Stamati corrió de Maratón a Atenas, el mismo recorrido que los hombres, ella sola, para demostrar que una mujer podía hacerlo; la organización, ante la presión del público, abrió el estadio para que entrara la atleta, pero ella, para endurecer el tono de su protesta, rehusó entrar e hizo los últimos metros alrededor del estadio. Debido a tan grande proeza, la prensa local la apodó Melpómene, la musa de la tragedia.

Desde aquella primera edición, la prueba del Maratón tomó un sentido épico y muy especial. El primer campeón fue un griego, Spiridion Louis (pastor, albañil, panadero, cartero), que sólo corrió aquella carrera en su vida. Y casi no participa, pues había quedado fuera del equipo… Resulta que, unos meses antes, el coronel Papadiamantopoulos tenía que pronunciar un discurso, pero se había olvidado sus gafas, entonces Spiridion le dijo que podía ir corriendo a por ellas y traérselas…, y así lo hizo, recorriendo 21 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta, llegando justo a tiempo para que el coronel diera su discurso. Llegado el momento, insistió y logró que Louis fuera incluido para la carrera de Maratón. El día de la prueba, Papadiamantopoulos era el encargado de dar la salida, que tomaron catorce griegos y cuatro extranjeros. El coronel Papadia…siguió la prueba a caballo, viendo cómo se destacaban un francés y un australiano, información que entristeció profundamente a la parroquia griega; sin embargo, en el tramo final, los líderes fueron cediendo y Spiridion Louis se puso en cabeza, aumentando más y más su ventaja. Exultante, Papadia… se adelantó y entró al galope en el estadio para dar la noticia a sus compatriotas, que acogieron la victoria de Louis con sonoro júbilo, tanto que los hijos del rey Jorge I de Grecia se echaron a la pista y recorrieron los últimos metros junto al ya héroe griego.

Además de la medalla de plata (en aquella primera edición sólo se dieron de plata y de cobre, el tercero se quedó sin premio), el gobierno le obsequió con una finca, un caballo y una carreta, además de comida y peluquería gratis de por vida. La táctica del primer ganador olímpico de Maratón consistió en parar a mitad de carrera y tomarse un par de vasos de vino…, los demás fueron a menos y él a más, ya que sacó unos siete minutos al segundo. Tenía 23 años y nunca más volvió a participar en una carrera.

También era griego el primer tramposo detectado, otro corredor de maratón llamado Velokas, que llegó tercero, pero luego se supo que hizo parte del recorrido en carro; avergonzado por el engaño de su compatriota, el rey Jorge I le regaló un reloj de oro a quien llegó tercero legalmente, el húngaro Kellner. También hubo gestos cien por cien deportivos, como el que protagonizó el ciclista francés Flameng que, en los 100 km en ruta., iba en cabeza con el griego Kolettis; a éste se le salió la cadena y el francés, en lugar de aprovecharse y demarrar, se detuvo y esperó a que solucionara el problema; al final ganó Flemeng por delante de Kolettis.

Las cosas han cambiado un tanto desde aquellos primeros juegos.

CARLOS DEL RIEGO


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Carlos Del Riego Gordón

Ver blog
hace 6 meses · 3 min. de lectura
hace 6 meses · 3 min. de lectura

1971, AÑO DORADO PARA LA CULTURA DEL ROCK

Muchos de los mejores discos de la historia del ro ...

hace 6 meses · 2 min. de lectura

LA MODERNA INQUISICIÓN YA CULPA A MOZART Y BEETHOVEN

La inquisición del siglo XXI señala, condena y cas ...