10 no blanquitos.

¡Nada de “10 negritos”, que es insultante y vejatorio.

No blanquitos suena mucho mejor. Lo acaba de afirmar el bisnieto de Ágatha Christie. En Francia la próxima edición de la obra de la famosa autora cambia de título. Desde ahora se va a llamar “Eran 10”. Los puritanos y amantes de lo políticamente correcto están de enhorabuena. Se sigue el guión y la tendencia histérica tan en boga últimamente.

Cuando leí la novela -años ha- nunca fui tan malpensado. No se me ocurrió permitir que ni una sola de mis neuronas se sublevase y sacase el tic racista que todos llevamos dentro, como defiende últimamente un puñado de eruditos estudios firmados por doctos y ortodoxos documentados.

Posiblemente la razón está en el hecho de que entonces era mucho más joven y no tenía el “alma tan negra”. ¡Uishhhh, perdón…, ya se me ha vuelto a escapar!

Negrito siempre me ha parecido una acepción simpática; hasta cariñosa. Según parece, según dicen, estoy equivocado y no me he dado cuenta. Pero no pido perdón: tengo mi verdad. Y con ella me quedo.

De seguir en la misma línea, ya puestos, pronto algún colectivo realizará una propuesta a la Real Academia Española de la Lengua para que se una a la causa, sensibilizándose y retirando del registro de sus cerca de 200.000 entradas el vocablo “negro”.

Aunque define a la perfección un color característico e indiscutible, podrían cambiarle la denominación. A lo que hasta ahora se conoce como negro se le podría llamar gris muy intenso; o gris muy oscuro. Tan oscuro que pareciese negro. ¡Maldita sea! De nuevo me viene a la pluma la palabra prohibida.

Pero con el gris crearíamos otro problema. Porque una cosa gris es algo poco meritorio. Que ni destaca ni resalta. Una “persona gris” es, por connotación,  un individuo (o individua), del montón. Si, además, nos recuerda a “los grises”, que era la policía que nos aporreaba en la Universidad a quienes sufrimos el franquismo, mucho peor.

Aprovechando la inercia de tanto “buenísmo” anti-racista, se me ocurre que estaría bien hacer una nueva versión de  “Lo que el viento se llevó”. Por la misma razón, 81 años después, la cinta producida por David. O Zelnick y dirigida por Victor Fleming, ya no aguanta el paso del tiempo. Harían falta otro productor, otro guionista y otro director. Entre otras cosas porque a ellos -como sucede con todo bicho viviente del color que sea- también “se los llevó el viento”.

Esta vez la sirvienta “negrita” -mammy (perdón por el “colorcito”)- interpretada magistralmente, por Hattie McDaniel, debería ser blanca. Tal vez más joven, rubia y con ojos azules. Con permiso también -todo sea dicho- de un movimiento feminista que al leer esto ya puede estar también "afilando los cuchillos".

El color de piel de la actriz y la puesta en escena refleja los tiempos de la esclavitud en Estados Unidos. Significa -¿cómo no?-  todo un insulto a la raza no blanca. Claro que también se puede retocar el guión.

En las secuencias de la plantación, los figurantes deberían ser occidentales, de esos con tez más clara. Y para el papel de Clark Gable esta vez podría contratarse a un actor de color. Más que nada para compensar. Llegados a este punto lo que importa menos es el hecho de que se desvirtúe la narración. Lo esencial es deshacer el agravio comparativo.

Con unas cuantas ideas más tan “ingeniosas” como estas, ya casi estamos a punto de acabar con el racismo. Al revés lo digo para que se me entienda. Ya se sabe: a lo absurdo no hay que buscarle explicación.

Precisamente por eso se llama absurdo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.lavanguardia.com/libros/20200826/483082127173/libro-diez-negritos-agatha-christie-cambia-titulo.html

https://www.elmundo.es/cultura/2020/08/26/5f468198fc6c838d3e8b4623.html

https://www.elespanol.com/cultura/libros/20200826/negritos-agatha-christie-cambia-titulo-racista-llamara/515949306_0.html

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

10 no blanquitos.

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

La guerra mundial en la mochila.

No cabe toda, pero si una parte de ella. · Por mu ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

El perfume de NETFLIX.

Es un perfume de película. · Lo de NETFLIX es hac ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

¿Y ahora qué...?

Aquellos polvos trajeron estos lodos. · Y son con ...